Bidet



El bidet en el cuarto de baño ha sido un elemento básico durante muchos años. Hay una gran variedad de tipos en función de los acabados, calidad y materiales. El bidet debe combinar con el resto de elementos del baño, especialmente con el inodoro. Además, suele mirarse que sea pequeño y no ocupe mucho espacio.

En materia de bidets hay varios tipos principales. Los tradicionales son los que van colocados a suelo. Los bidets compactos se caracterizan por tener unas dimensiones menores que los anteriores. Este modelo es indicado para cuartos de baño pequeños. Por último, el bidet suspendido es el que se instala sin tocar el suelo. Este tipo de bidets ocupan menos espacio, son más ligeros y hacen que la limpieza del baño sea mayor.

Por último, el bidet puede tener 3 tipos de cubierta. La cubierta tradicional con anclajes de acero inoxidable, tapa amortiguada que hace que su cierre sea suave y evita caídas bruscas, y sin tapa.