Platos de ducha



El plato de ducha es una losa fabricada en distintos materiales como cerámica, acrílico, carga mineral o piedra natural que se instala en el suelo del cuarto de baño y que actúa como aislante contra filtraciones de agua y la conduce hasta el desagüe.

En los últimos años se ha impuesto sobre la bañera gracias a su comodidad, seguridad y ahorro de agua. Además, sus medidas se pueden adaptar a cualquier espacio, recortándolos para que encaje e incluso se adapten a columnas. Otro punto a su favor es su acceso, el cual es mucho más fácil y seguro que en una bañera.

Los platos de ducha de cerámica son los más económicos, tienen una gran resistencia a productos químicos, sin embargo, son pesados y frágiles. Los acrílicos tienen una gran resistencia a los golpes y una mayor superficie antideslizante. Los platos de ducha de carga mineral se pueden instalar a ras de suelo, siendo los más accesibles. Los de carga mineral también son mucho más personalizables, pudiendo cortarse a medida, así como tener una amplia gama de colores e incluso dibujos. Por último, los platos de piedra natural pueden estar compuestos de pizarra, mármol o granito y tienen un tacto mucho más cálido.