- Black Friday en Banium -

Ver promociones

Regístrate y consigue

5€ de descuento

Válido en la primera compra, para compras mínimas de 50€.
Cargando...

Cuarto de baño con azulejos blancos y sanitarios suspendidos

Si te ha gustado esta idea, puedes conseguir al instante un presupuesto estimativo
Compartir:

2 Favoritos

Cuarto de baño con azulejos blancos y sanitarios suspendidos

Una vez ubicados los cuartos de baño de acuerdo a las bajantes existentes, el espacio libre resultante quedaba casi automáticamente definido y divido en dos mitades que nos permitimos modificar apenas ligeramente para permitir que cada uno de los ocupantes de las habitaciones pudiese asomarse por una ventana real para escuchar la radio de la del quinto, que pone música de la que no hay en Francia, ni en todo Spotify, a un volumen bastante español. 

Por esto se encargaron sendas ventanas con aislamiento doble, rotura de puente térmico, acústico (y casi nuclear) pero hechas en pino melis ignifugo, hidrófugo y carísimo, pues lo de dormir tranquilo también estábien. Ahí los imaginamos ahora, plácidos y recostados, J.P. y Marie, uno leyendo a la luz de una lámpara colgante que sustituye la de la mesita de noche, y que la deja libre para apoyar allí un pajarito de madera molón, o alguna plantita de esas que llenan tableros y tableros de Pinterest; y a Marie, quizás un poco más concentrada haciendo crucigramas, su cabeza apoyada contra la media pared cabecero que quisieron revestir en un papel pintado con motivos decorativos sobre una textura de cemento gastado.  “Por no gastar que no sea!” quisimos interpretar de lo que intentaban decirnos en un castellano (muy poco casto y muy poco llano) y por esto no escatimamos en metros de iluminación lineal e indirecta, para bañar las paredes privilegiadas con el ladrillo visto, empapeladas, o alicatadas con mosaicos hidráulico tradicional o en azulejo rectangular colocado en sentido oblicuo. La calidez de la luz cae, aunque quede más bonito decir “se derrama”, en un gradiente amarilloso en sentido contrario al que en la ducha asciende desde el blanco puro hasta un verde azulado o un azul acuoso según el daltonismo del consumidor y su dichoso monitor.

No hacía falta recurrir a este discurso en cada pared pues los espejos murales que “ocultan” el único pero generoso armario de la casa refleja el efecto, mientras el espejo sobre el lavamanos enfrentado lo multiplica sin parar. Y es que así son los Desbois, tienen más maletas que cajones, guardan poco, viajan mucho, son felices y comen perdices en francés y en catalán.  Seis meses después pronunciamos correctamente Leroy Merlin (mas o menos leruá marláh), sabemos a quién echarle la culpa del gotelé (feísimo aunque lo haya inventado un francés) y hemos vuelto a la casa con una agente inmobiliario para tasar el inmueble: y  Voilá!, cinq cent quatre-vingt mille !: c'est pas mal !

0 comentario/s de usuarios

Déjanos tu comentario

Utiliza el código ESTERBELLON en estos productos y consigue un obsequio en tu compra